lunes, 4 de junio de 2012

Un dulce llamado

Sri Sarada Devi
La Santa Madre Sri Sárada Devi demostró que es posible para todos manifestar la Divinidad en y a través de las actividades diarias. Los detalles de Su vida abren para nosotros la puerta de infinitas posibilidades, que ahora están ocultas en nuestro interior.

La maternidad es la más tierna y pura expresión de amor a nivel humano, la culminación de todo lo bueno, dulce y noble de las relaciones humanas. La expresión de la maternidad también es posible través del cuerpo masculino (y a veces se encuentran ejemplos) porque para esto no es esencial engendrar un hijo. Es verdad que a través del cuerpo femenino la maternidad es más natural, y en eso consiste el privilegio de ser mujer: en tener la capacidad de manifestar espontáneamente el poder de la maternidad (hecho que está muy lejos de la exhibición como un objeto de goce).

La adoración de Sri Ramakrishna por las mujeres era extraordinaria. El depositó en ellas todo el reconocimiento y la confianza. Todas eran, para Él, formas de la Divina Madre. Fueron muy altos su amor y respeto por su madre, por su gurú la Bhairavi Bráhmani, por su consorte espiritudl Sárada Devi y por todas las otras mujeres con quienes tuvo contacto durante su vida. Para él, la Realidad Ultima era su amada Madre Kali.

La vida de la Santa Madre es un suave y dulce llamado de la Eterna Maternidad para hacernos conscientes de nuestro poder y pureza. Su amor a Dios y a los seres humanos, su conocimiento, infinita compasión y simpatía hacia todos, la convierten en una imagen viviente de esa Divina Maternidad. Ella, Sri Sárada Devi, es nuestra Madre.

Rev. Swami Pareshanandaji Maharaj
(Director Espiritual del Hogar espiritual Ramakrishna-Vivekananda Ashrama de la Argentina
Fragmento de su libro "Ramakrishna Vivekananda Vedanta)