domingo, 3 de junio de 2012

Pláticas del Swami Vijoyananda

Reverendo Swami Vijoyanandaji Maharaj

Pregunta: ¿Qué diferencia hay entre alegría y contentamiento?

Respuesta del Swami Vijoyananda: La alegría es un vuelco de bullicio que para producirse necesita de la conexión con lo exterior.· En cambio el contentamiento nace de adentro. Se produce en aquellos seres que no necesitan nada de lo externo ni de lo interno; se genera negando todo lo inútil y da como resultado la paz.

La alegría sólo es igual al contentamiento cuando se convierte en dicha. Del inagotable caudal de amargura que hay en este mundo nace en nosotros el deseo de buscar alegría; pero ... ¿qué pasa? Una vez lograda, la tristeza anterior o tinieblas anteriores se hacen más oscuras. El contentamiento es el estado previo a la plenitud.

Pregunta: Swami Brahmananda decía: Para que cualquier disciplina religiosa sea eficaz, el practicante debe ser veraz en pensamiento palabra y obra. ¿Y en qué consiste la práctica de vashana?

Respuesta del Swami Vijoyananda: En hacer consciente los deseos inconscientes, pero para ello es menester saber qué es lo que los produce y tratar que nuestra investigación no se conforme con dejarlos en la superficie. Generalmente eso nos pasa porque buscamos las causas unilateralmente. Es necesario ahondar con sincero y sostenido esfuerzo.

Pregunta: ¿Cómo sabemos que hemos descubierto la causa del deseo que nos inquietaba?.

Swamiji: Los deseos surgen de memorias de vidas pasadas y hay que aplastarlos sin compasión. Los malos deseos se combaten con buenos y a la inversa; hasta que hacia ambos surge en nosotros una indiferencia feliz.

Si uno y otro es Maya, por fricción se aniquilan. Y si Dios está en el comienzo y en el fin ¿qué no es divino? A Dios hay que sentirlo con todos los órganos vivos, ¿pero quién quiere a Dios? Se conforman apenas con un rayito pudiendo tener el sol. Todos viven pidiéndole a Dios, pero amar a Dios sin pedir nada, lo hace solamente quien renuncia a su yo, mas, ¿quién quiere renunciar a su yo?

El verdadero devoto ni la paz debiera pedir,su rezo debiera ser: ¡Hágase Tu voluntad!, más aún, rogarle al Señor que no se olvide de hacerle sufrir y mucho para así, no olvidarse de Él.

Todos son adultos y me he dado cuenta de la inutilidad de gritar. El trabajo deben hacerlo ustedes, los he 'mordido' bien ya, a no dudar, antes o después despertarán. El antes correrá parejo a la intensidad de anhelo que en ello pongamos y el después, sólo a nuestra modorra podremos cargar.

Se han extrañado, a veces, por qué Santos auténticos maldijeron y hasta se enfurecieron con sus discípulos. Gracias a eso ¡cuántos retornos les han restado!. ..

Hay quien dice: Swamiji, ahora me siento peor que antes, más malo; ¿Acaso no lo sé? Lo he hecho a propósito, les he sacado afuera cuanta carroña había dentro.

Siendo la plenitud misma, la ignoran por haberla manchado de deseos que no se cuidaron de hacerlos conscientes, conocer su raíz y eliminarlos. Sobre el sexo, ni aún en palabras debieran explayarse, máxime desconociendo las fuerzas que actúan, al tratarse ese punto. Contribuye a que se enciendan deseos que luego quedan en el plano subconsciente, vale decir en la superficie sin poder desarraigarlos. Para hacerlos conscientes hay que estar bien despierto. Tapasia (austeridad) es posible cuando se es completamente sincero y veraz; en cambio, el rostro dice una cosa y el interior otra. La mentira se ha enseñoreado y con este engaño no sobornamos a Dios.