miércoles, 24 de agosto de 2011

Apego y desapego

Sri Krishna

Comprendiendo la verdad de la Divina Encar­nación del Señor se trasciende a ambos: vida y muerte, se alcanza a Brahman, la Verdad Ultima, se libera.

Este sendero de la liberación es conocido por los buscadores desde el comienzo mismo de la creación. Sri Krishna dijo: Libres del apego, del miedo y de la ira, purificados por la austeridad y el discernimiento, muchos han alcanzado Mi Ser. (B.G.: IV-10).

En este sendero se requiere estar libre de apego, miedo e ira. Cuando se está, verdadera­mente libre de apego, no habrá para esa persona ninguna causa para estar temeroso o iracundo.

¿Qué es apego? Es el gusto, amor, pasión, anhelo por los objetos que aparecen frente a los órganos de los sentidos. Así pues el apego es hacia la mundanalidad. Sri Ramakrishna lo clarificó con dos palabras: lujuria y codicia.
¡
Cuánto sufre la gente estando apegado a los objetos sensorios! Sri Krishna dijo: Pensar en los objetos sensorios te apegará a los objetos senso­rios; crece en apego y te vuelves adicto; contradice tu adicción y se vuelve ira; enójate y confundes tu mente; confunde tu mente y olvidas la lección de la experiencia; olvida tu experiencia y pierdes la dis­criminación; pierde la discriminación y pierdes el único propósito de la vida. (B.G.: II.62-63).

Podemos recordar lo que dijo Swami Viveka­nanda: Tener un deseo es como po­ner un palo en un nido de avispas. Renunciación (vairagya) es descubrir que los deseos son píldoras doradas envenenadas.
Desear los objetos sensorios, sentir apego es muy natural, si bien el apego es una obstrucción para estar espiritualmente absorto.

El sabio Patányali dice en los Yoga Sutras: El apego es aquello que mora en el placer.

Swami Vivekananda en Raya Yoga explica: Encontramos placeres en ciertas cosas y la mente como una corriente fluye hacia ellos y esta perse­cución del centro de placer, por así decirlo, es lo que se llama apego. Jamás estamos apegados donde no encontramos placer. Algunas veces en­contramos placer en cosas muy raras pero el prin­cipio permanece. Donde sea que encontramos placer ahí estamos apegados.

Inmediatamente que­remos apartarnos de aquello que nos produce dolor. ¿Por qué la gente se siente apegada? Debido a avidya, la ignorancia. El sabio Patánjali dijo: Igno­rancia es tomar lo no eterno, lo impuro, lo penoso y el no-ser; por lo eterno, puro, feliz, y el Atman, respectivamente. La ignorancia cubre nuestro en­tendimiento.

Swami Vivekananda observó: Todas las distintas clases de impresiones tienen una misma fuente: la ignorancia. Primero tenemos que aprender qué es ignorancia. Todos pensamos ‘soy el cuerpo’ y no el Ser, el puro, el efulgente, el siempre dichoso, y eso es ignorancia. Pensamos en el hombre y vemos al hombre como el cuerpo, y eso es ignorancia.

Puede entonces decirse que apego es la no­ción que surge cuando una persona se considera como el hacedor de una acción; de esto podemos compren­der cómo ser desapegados. Si uno puede conside­rarse un instrumento, habrá automática­mente el estado de desapego, en este estado no habrá nin­guna sed por ningún placer visto u oído. ¿Cómo podemos adquirir ese estado? Por la cons­tante per­cepción del mal en toda felicidad sensoria y la mente no correrá tras los objetos. Esto es renun­ciación.

Sri Krishna dijo: Los placeres que nacen de los objetos sensorios y que tienen principio y fin, son en realidad, la causa de la miseria. Por eso, ¡oh, Kounteya!, los sabios no se regocijan en ellos. (B.G.: V.22).
De cualquier forma debe haber un sincero es­fuerzo por practicar, por mantener la calma; cuando se practica por largo tiempo ininterrumpi­damente y con amor, una persona se establece firmemente.

Sri Krishna dijo: Sea cualquiera la manera en que los hombres Me adoren, Yo satisfago sus de­seos ¡oh Pharta!, de todos modos es Mi sendero el que hollan los hombres. (B.G.: IV-11).

Por Swap
Monje de la Órden de Sri Ramakrishna