jueves, 18 de octubre de 2012

El comienzo




Levantarse temprano es un regalo que te das a ti mismo.
Pocas disciplinas tienen el poder de transformar tu vida como lo hace el hábito de levantarse temprano.
Hay algo muy especial en las primeras horas de la mañana.
El tiempo parece ir más despacio y una profunda sensación de paz inunda el aire.
Unirse al club de las cinco en punto te permitirá empezar a controlar tu día en lugar de dejar que tu día te controle a ti.
Ganar la 'batalla de la cama' y poner 'la mente por encima del colchón' al levantarte temprano te dará, al menos, una hora de silencio para ti mismo durante la parte más crucial de tu día: el comienzo.
Si lo inviertes con sabiduría, el resto del día se desarrollará de una manera maravillosa.

(De "La inspiración de cada día" de Robin Sharma)