jueves, 3 de enero de 2013

La expansión del corazón



Editorial

Swami Vivekananda con asiduidad decía que la expansión es vida y la contracción es muerte. En su última visita al Ashrama de Bella Vista el Rev. Swami Ritajanandaji Maharaj nos dijo que no se ingresa a la vida espiritual sin la expansión de la mente y el corazón. También nos dijo que tratáramos de no pelear, no envidiar ni tener celos y que leyéramos la vida de los santos de cualquier religión porque la santidad no es privativa de ninguna religión o lugar en especial.

Resulta muy paradójico observar que a nuestro alrededor todo es vasto, abundante, generoso. Si pensamos en el mar, en el firmamento, en los árboles; viene a nosotros esa idea. Sin embargo, en medio de esa manifestación de amplitud estamos nosotros, los seres humanos, con nuestra arraigada tendencia a la contracción. Temerosos y reacios a dar, estamos siempre pidiendo, deseando y buscando: afecto, regalos, gratificaciones, y así sucesivamente. Siempre encontramos una buena excusa para justificar nuestro egoísmo, nuestra estrechez y mezquindad.

El Rev. Swami Pareshanandaji Maharaj dijo: El sincero intento por soportar trae expansión en el corazón, crece el espíntu por dedicarse y entregarse a la voluntad del Señor. 

A menudo decimos que todo sucede por la voluntad de Dios, pero si esa voluntad no condice con nuestros deseos o expectativas se produce una gran confusión en nuestra mente, una gran contracción en nuestro corazón. Soportar y aceptar son los remedios para nuestra pequeñez, sabemos que es muy dificil, pero, debemos intentarlo una y otra vez. Cada situación, cada persona, es un buen instrumento para practicarlo.

Swami Vijoyananda repetía frecuentemente que amor es darse y enfatizaba en la forma reflexiva del pronombre 'se' para que no nos quedara duda que debíamos esforzarnos en lograr la abnegación. Será bueno recordarlo y practicarlo.